‘Join Us’ at the Pavilion | Especial La Biennale

Jordi Colomer transforma el pabellón español de la Bienal de Venecia en un teatro expandido para explorar la construcción de una ciudad apátrida, nómada y utópica

Barcelona. Calle Almogàvers. En el corazón de una Superilla en construcción se ha desplazado Jordi Colomer y su equipo. El asfalto es fresco. Las grúas mueven tierra de un lado al otro. Levantan la ciudad del futuro. Algunos peatones cruzan la calle, observan qué pasa. Ignoran que la ciudad se ha convertido en plató de rodaje; la ausencia de un espacio acotado dinamita los límites entre realidad y ficción. Unos personajes circulan en bicicleta, se mueven en grupo, transportan objetos. Siguiéndolos de cerca un coche armado con cámaras graba la acción. Una acción que bajo la piel de la performance se infiltra en el espacio público y lo ocupa temporalmente. Una ocupación que pone en cuestión, como es habitual en el artista, las formas dominantes de habitar la ciudad y que, en esta ocasión, toma el pabellón español de la 57a Bienal de Venecia para convertirlo en un teatro expandido. En Venecia, mediante pantallas, objetos y estructuras escenográficas Colomer presenta ¡Únete! Join Us!, una videoinstalación site-specific que representa a España en la Biennale de este año. Una propuesta elaborada junto con el comisario Manuel Segade que se sumerge en los territorios del desplazamiento, la movilidad y las arquitecturas provisionales en todas sus declinaciones.

Un juego lúdico de correspondencias

En pleno proceso de edición visito Jordi en su estudio. ‘Eres la primera en ver el montaje’, me dice. Y aunque me advierte de que lo que veré es provisional, no hay duda que el resultado ya ha empezado a tomar forma. Una forma todavía encerrada dentro de un monitor monocanal, porque en Venecia las imágenes se despliegan en el espacio en un diálogo continuo entre dispositivo expositivo y narración fílmica: la calle se convierte en escenario, el espacio de exposición en espacio público, el espectador en actor, el personaje en persona, la escenografía en mobiliario, la narración en fragmento. Una estrategia propia del trabajo del artista que sugiere ideas de provisionalidad, interacción y flujo para producir una performance ubicua que no diferencia la realidad de la representación. Un juego lúdico de correspondencias y desplazamientos donde todos los elementos transgreden su condición para operar en planos simultáneos e intercambiables. Un gesto que toma sentido gracias a la activación del público, el verdadero protagonista de ¡Únete! Join Us! y quien, en última instancia, lleva a la realidad las ficciones que relatan las imágenes.

Tomando referencias que van de las Mingas chilenas a las mobile homes, del teatro ambulante a los decorados de Tativille, de las ciudades de vacaciones a los descampados a medio urbanizar, y de las arquitecturas utópicas al teatro experimental, Jordi Colomer nos invita a transitar por el pabellón al ritmo de sus personajes. El objetivo: explorar las posibilidades de construcción de una ciudad apátrida, nómada y utópica en la actualidad.

Si bien la globalización ha creado un paradigma de movilidad constante, fomentando la desterritorialización de las formas de vida, la historia de la civilización nos recuerda que la mayoría de comunidades humanas abandonaron el nomadismo para tomar el sedentarismo como modelo de organización. Dentro de este modelo, la exaltación de la ciudad como símbolo de la modernidad ha convertido el espacio urbano en algo racionalizado y normativo. Todavía hoy, aquello inestable, orgánico y provisional sigue generando sospecha, actuando como una amenaza que hay que desplazar —junto con sus habitantes— hacia los límites de la ciudad.

Nómadas contemporáneos

Contra esta normatividad se rebelan los personajes de ¡Únete! Join Us!, unos nómadas contemporáneos que se desplazan por la geografía urbana global —de Nashville a Atenas, pasando por Diagonal Mar, aparcamientos de caravanas en el Empordà y el autódromo del Garraf— para ensayar nuevas formas de ocupación que, una vez liberadas de estigmas sociales, conduzcan hacia un nomadismo expandido, emancipador y colectivo. Un desplazamiento que en las ficciones fílmicas se presenta por partida doble: mediante el movimiento físico y por la acción de trasladar objetos de un lugar a otro. Unos objetos que atraviesan los diversos relatos para conectar una narrativa deliberadamente fragmentada en múltiples pantallas y que, finalmente, salen de la ficción para regresar al espacio real: el del espectador. Un espacio también fragmentado por la proliferación de gradas y pantallas que reclama que tomemos posición, a pesar de que se trate, una vez más, de una posición móvil e inestable que multiplica los puntos de vista.

Jordi Colomer, ‘¡Únete! Join Us!’, 2017. Fotograma del vídeo. Cortesía del artista. © Jordi Colomer
Personajes femeninos

Tres personajes femeninos lideran las acciones audiovisuales. Unos personajes que, lejos de interpretar un papel, se representan a sí mismos a partir de situaciones propiciadas por el artista. Anita es instructora de baile; con su grupo ocupa espacios urbanos intersticials para bailar —sobre unas gradas en las que luego nos sentamos para verla en pantalla— ritmos al estilo Bollywood. Laura recorre el mundo en un escenario ambulante; recita, en tantas lenguas como habla, El escudo de la ciudad, un cuento de Kafka que toma la Torre de Babel como inspiración; un mito, el de Babel, que a la vez explica la fundación de las lenguas y la diseminación del ser humano por el planeta.

Lydia Lunch es nómada por decisión propia; icono del spoken word americano, lleva décadas difundiendo mensajes emancipatorios que confrontan los poderes fácticos. Equipada con un altavoz se mueve por Atenas y Nashville a bordo de un automóvil, dos ciudades distantes con un elemento común: el Partenón —uno el original, el otro una réplica a escala 1:1. Paradigma de la arquitectura y símbolo de la democracia, el Partenón funciona, aquí, como un elemento desplazado y hacia donde desplazarse: “Join me!” , “Join me at the Parthenon!”, exclama Lydia mientras transita por las calles una y otra vez. Una consigna de la que Jordi Colomer se apropia a través de un cambio mínimo del pronombre singular “me” por el plural “us”, convirtiendo lo individual en una causa colectiva.

Y es así como la dialéctica de desplazamientos múltiples que impregna el conjunto de ¡Únete! Join Us! se rebela nuevamente contra la representación para dirigir su mensaje hacia la calle: el público de la Bienal. Un título que funciona como un manifiesto político que incita a tomar acción en el aquí y ahora. No se hubiera podido decir más claro.

Este texto ha sido publicado inicialmente en catalán por Núria Gurina en la edición impresa de la Revista Bonart | mayo-junio-julio, 2017 | pp., 30-31.

____

Jordi Colomer¡Únete! Join Us!

13 mayo – 26 noviembre, 2017

Pabellón Español de la Bienal de Venecia                                         Giardini, Venecia (Italia) 

Comisario: Manuel Segade

  Imágen: Jordi Colomer, ¡Únete! Join Us!, 2017. Fotograma del vídeo. Cortesía del artista. ©Jordi Colomer